Los litorales mexicanos atesoran lugares silvestres tan hermosos que ante ellos no queda más que guardar un elocuente silencio. La mejor manera de rendirle tributo a estos sitios mágicos es acudir a ellos durante las vacaciones y disfrutarlos al máximo. Las costas mexicanas nos brindan oportunidades variadas para admirar de cerca distintas especies de animales y plantas. Por estos motivos y muchos más siempre será aconsejable visitar las mejores playas mexicanas.

Los Barriles en Baja California Sur

Se trata de una pintoresca comunidad que en sus orígenes no fue más que un sitio de pesca. En la actualidad tiene como una de sus actividades más importantes el aprovechamiento turístico de sus hermosas playas. Son lugares costeros de aguas cristalinas y arena clara que cuentan con las condiciones perfectas para hacer campamentos, practicar deportes náuticos y descansar sin restricciones.

La Manzanilla en Nayarit

En La Manzanilla encontraremos una playa excelente rodeada de una densa vegetación, abundantes palmeras y un clima cálido, propio de los santuarios tropicales mexicanos. Se trata de un paraje costero de aproximadamente 200 metros de extensión. Tiene arena de regular textura, y varias zonas de piedras pulidas por el oleaje. A unos 20 metros de la playa se encuentra un arroyo en el cual los lugareños cultivan camarones de agua dulce. Es un sitio precioso del Pacífico Mexicano que nadie debe perderse.

Los Frailes en Baja California Sur

Ahora tenemos un pueblo costero que forma parte del corredor turístico Cabo del Este. Tiene servicios turísticos de rústico estilo, playas de oleaje calmo, arena clara, paisajes de gran belleza y condiciones naturales inmejorables para practicar deportes como la pesca y el buceo.

Como hemos podido comprobar, playas como las mencionadas cuentan con todo lo necesario para obtener vivencias turísticas muy disfrutables. Uno de los destinos costeros que nadie se puede perder lo tenemos en Cancún. Tomar unos días de asueto en este lugar de veraneo en las costas de Quintana Roo es una manera de recargar las pilas y luego continuar con nuestras actividades cotidianas con todo el entusiasmo posible. Para alojarse en Cancún una alternativa excelente la tenemos en el hotel Riu Cancún, el cual puede ser comparable en su excelencia hostelera a centros de hospedaje como el  Hotel Chipinque en el norte del país.