Tlaquepaque es una comunidad ubicada en el área centro oriente de la entidad de Jalisco. Ofrece la ventaja logística de hallarse a 16 kilómetros de la terminal aérea de Guadalajara. Por sus tradiciones y atractivos turísticos es una de las escalas imperdibles para todos quienes acudan a la llamada Perla de Occidente en plan vacacional. Dedicaremos el resto de esta nota para comentarles más curiosidades acerca de Guadalajara y Tlaquepaque.

Hablar de esta ciudad provincial es hacerlo acerca de uno de los sitios con mayor tradición artesanal en todo el Occidente Mexicano. Es una comunidad que atesora antiguas técnicas para la elaboración de adornos y enceres de cerámica y alfarería. En los comercios de Tlaquepaque los visitantes hallarán trabajos artesanales de enorme calidad, los cuales se comercializan a naciones tan lejanas como Alemania o Japón.

Cuando visites Tlaquepaque, en el marco de unas vacaciones en Guadalajara, conoce el admirable Santuario de Nuestra Señora de la Soledad. Se trata de una construcción sacra cuyos orígenes datan de 1742 y que sobresale por su proyección arquitectónica neoclásica. No menos interesante resulta la Parroquia de San Pedro Tlaquepaque, la cual fue edificada por los religiosos franciscanos en los tiempos coloniales. Es admirable por sus retablos de estilo neoclásico y su fachada con detalles y ornamentos bizantinos y barrocos.

Imposible no recomendarles el Jardín Hidalgo, quizás el corazón mismo del Centro Histórico de Tlaquepaque. Se perfila ante la mirada de los viajeros como una pintoresca plazoleta cuyo entorno está definido por jardines, un bello kiosco y la Parroquia de San Pedro Apóstol. Es un lugar idóneo para tener grato descanso y capturar en fotos la hermosura provincial de la comunidad.

Vale la pena destacar un aspecto también curioso de Tlaquepaque: su centro está colmado de esculturas, algunas de ellas incluso bastante curiosas o graciosas. Por haber sido realizadas por artistas de renombre, destacados escultores, es aconsejable tomarse fotografías con ellas y así tener un recuerdo de la magia tan especial de este rincón tapatío.

De modo que, en tu próximo viaje al Occidente del país, cuando te preguntes  que hacer en Guadalajara, obséquiate una escapada al pintoresco Tlaquepaque, para así gozar de su gran atractivo turístico.